5 de enero de 2005

She loves me not!

¡Hola gente que no veré nunca en mi vida! Los saluda afectuosamente Rodrigo en lo que podría ser una noche llena de miseria y desesperación. Y digo podría porque de alguna manera todas esas gigantescas dosis de endorfina apagaron mis receptores de dolor.
Hablaremos hoy de la casi imposible amistad entre el hombre y la mujer basandonos en mi caso; de ahí el titulo del update. Por otro lado, hubiera sido estúpido intitularlo “2 Kg papa blanca $3”. Es carísimo.



Papa Roach... Pensandolo bien, $3 no es tan caro.


¿Qué sucede exactamente desde que conocemos a una señorita hasta que nos borra del MSN y se niega a aceptar nuestras llamadas? Pasan varios abogados y una orden judicial, pero también muchos sentimientos desencontrados, conflictos de intereses y dolores de culo.
Reconozcámoslo, si se nos presenta la mínima oportunidad de enhebrar a nuestra “mejor amiga” la vamos a aprovechar. Ningún hombre con sangre en las venas lo negaría si le estuvieran apuntando con un revolver a un centímetro de la cabeza amenazándolo con redecorar la habitación con sus sesos si lo niega. Mi caso fue ese, aunque no tan carnal. Hoy, amados lectores, he perdido una amiga…

/me toma una copa de sidra para olvidar las penas.

El hecho, más allá de la tristeza que pudo haberme causado, definitivamente me hizo pensar y reevaluar algunas cosillas. Por ejemplo, recordarán lo que dije en un pasado update sobre el MSN. Si no se acuerdan no hay problema, no estoy tomando examen ni nada. Hoy toy bueno. Decía que el MSN tiende a devaluar todos esos sentimientos que de otra manera significarían mucho. Un “te amo”, por ejemplo. Ahora bien, yo soy un chico sensible y romántico que llora cada vez que vez Titanic (escena en que se junta la oligarquía a hablar de sus fábricas. Siempre quise ser parte de la elite terrateniente. Es mi sueño imposible). ¿Cómo he de interpretar esos confusos mensajes?


Costado perceptivo: ¿Ella me quiere? Increíble, es demasiado maravilloso.
Costado sensible: Ella también me quiere. Por fin podré amar a alguien.
Costado vulnerable: Ella también me necesita. No estoy solo.
Costado juvenil: ¡Le gusto! ¡Vamos carajo! ¡Se me dio!
Costado machista: ¡Aflojó! ¡Vaaaaamo boquita todavía! ¡Hoy la pongo o la pongo!
Costado superado: Era obvio que me quería. Si soy un capo. Por ahí le digo que yo también la quiero.
Costado ultrapersonal de Rodrigo: WTF?! ¡¿Qué me qué?! Nah, no jodas, si soy el peor ser humano después del petiso orejón, seguro escribió mal, a ver… No man, me quiere posta…


Alegría inmensa abraza a mi esquizofrénica persona. Y no termina ahí, las declaraciones de amor se extienden también al campo de la telefonía celular, donde puedo leer mensajes tales como:

  • HI LOVE! MISS U
  • “Cuando estés mal, cuando estés solo. Cuando ya estés cansado d llorar. NO T OLVIDES D MI xq se q t puedo estimular…”
  • (Gatito) ¡Miau! ¡T QUIERO RO!
  • (Sonrisas) ¡Feliz año amor!


Ahh, después la culpa es mía por malinterpretar… Supongo que efectivamente la culpa es mía. Todos —y cuando digo todos es TODOS— saben que un “te quiero” por celular significa “Kcs man, todo okasa?” y un “soy tan feliz por haberte conocido” por MSN significa “ponele 50 guita al veinte a la cabeza”. ¡Tonto de mí! Me corto una oreja como castigo. Corro al baño llorando, buscando agua oxigenada.

/me toma otra copa de sidra para sanar las heridas del corazón y de la sien.


Yo cuando digo "quiero mantecol" en realidad quiero decir "quiero mantecol".


Pues bien, el caso es que de nuestra interacción surgieron diferentes apreciaciones. Yo estaba enamorado de la chica más hermosa y maravillosa que conocí en mi insípida vida. Ella, por su parte, me veía como un gran amigo sin posibilidades de nada.
¿Qué puede surgir de todo esto? ¡Siii, el caos! Mientras ella repartía su tiempo entre sus otros amigos varones, yo me lamentaba desde los rincones, lloriqueando porque la mujer que amaba no estaba a mi lado. ¡Y mierda que soy celoso! Llegué a confeccionar un elaborado plan para asesinar a los machos rivales e injustamente apropiarme del titulo de macho alfa.
Eventualmente los celos fueron transformándose en tristeza y luego en agonía. Creí dar un paso adelante cuando una tarde le dije lo que sentía, y por alguna razón que aún hoy ignoro no le pregunté si quería ser mi novia, ¡si no que yo mismo me dije que no! Fue algo como:

“Bueno… en este tiempo que llevo de conocerte yo te llegué a querer mucho y… me empezaste a gustar… yo se que esto te lo deben decir un montón de chicos, y yo no quiero ser uno más del montón ni quiero que me hagas de lado o veas menos ahora que sabés esto… así que tratemos de seguir así como estamos ahora…”

¿Para qué? La cura fue peor que la enfermedad. Claro que estamos hablando de la clase de curas de una persona que no cree en los microbios o en la circulación sanguínea. Pudimos seguir con la amistad, de hecho, mucho más unidos que antes. El tiempo que pasábamos juntos era maravilloso y siempre estábamos viéndonos o charlando, cuando no se encerraba en su pieza por una semana durante sus episodios depresivos. Yo no soy el tipo más alegre del mundo, gracias a Dios (es más, desconfíen de los que están siempre alegres), pero ya hacía rato que tenía claro que para salir de una depresión hay que, aunque suene redundante, salir. Alejarse del hogar, salir a caminar, a ver vidrieras, a afanar estereos, pasar tiempo con amigos, hablar y sincerarse sobre lo que nos pasa… Bueno, al parecer a mi amada no le gustaba mucho eso. Sus encuentros con amigos eran un intercambio de quejidos de vieja y enunciados de resignación seguidos de suspiros y exclamaciones del orden "y bueh..." o "qué va ser". Usualmente terminaba más deprimida de lo que estaba.
Con mis consejos siempre traté de ayudarla y muchas veces lo logré. La ecuación era fácil: Ella está bien = Yo estoy bien = Yo escribo más y mejor = Me nominan para el Pulitzer = Pierdo en la terna e intento robarlo = Termino boca abajo en un callejón con una hipodérmica hasta la mitad con heroína clavada en el cuello y la palabra “ORO” grabada a cuchillazos en la frente. Todo saldría como lo deseaba. Y mientras le regalaba mis sinceras, tiernas y no siempre agradables palabras, en mi corazón tenía la esperanza de que algo que dijera la hiciera abrazarme y decirme que me amaba…

/me toma otra copa de sidra y empieza a ver al gato con cariño. “Vosh shabé que sho te guiero?”

Con el tiempo me fui dando cuenta que los progresos existían solo en mi mente. Los “te quiero” predominaban en los medios virtuales con una ventaja de 9 a 1 por sobre la vida real. En adición a eso, la represión de mis sentimientos de amor hacía que muten en sentimientos antagónicos como la soledad, miseria, paranoia y agresión. Comenzaron a darse charlas con tono agresivo. Veamos un ejemplo:

Ardillita dopada dice:
no me eliminaste
Є.Δ.С. (The more you know, the less you believe.) dice:
erhm, si, te eliminé... no lo tomes a mal
Ardillita dopada dice:
y en toces por que me aparece de nuevo
Ardillita dopada dice:
tu direccion
Є.Δ.С. (The more you know, the less you believe.) dice:
erhm... porque VOS no me borraste a MI

Si bien esa no es una charla que haya tenido con la chica de la que hablo si no con una adolescente que hace un año me agregó al MSN de la cual no conozco absolutamente nada, creo que el punto se entiende.
Pasaban los días y el dolor crecía. Las fantasías de poder verla en Navidás o año nuevo fueron reemplazadas por tristes letritas en el LCD de mi celular. Llegó una noche que no aguanté más. Sumergido en la pena por no poder cumplir mi sencillo deseo de tener a la mujer que decía quererme, me prometí que al otro día le diría todo lo que me pasaba. Me hubiera gustado que fuera cara a cara pero su prolongada ausencia obligaba a recurrir al ya odiado MSN. Las palabras se precipitaron. Esta vez me encargué de aclararle que estaba enamorado de ella y no habría ausencia suficientemente larga, droga suficientemente poderosa ni adolescente ninfómana suficientemente accesible para que deje de quererla a ella. Los resultados fueron los esperados:

No puedo ser más que tu amiga… ¡No estás solo!… Me voy a tomar unas semanas a solas, necesito encontrar respuestas”.

Que bien podría traducirse como…

“Así estoy bien, no me jodas. La culpa fue tuya por tomarte en serio mis virtuales demostraciones de amor… ¡No estás solo! Estoy con vos, pero no físicamente. O sea, técnicamente sí, estás solo, pero espiritualmente no. Bah, estás solo pero no estás solo, ¿me explico?… Me voy a tomar unos eones para pensar, necesito ver la pared en blanco y no hacer nada hasta que de alguna manera se produzca algo que solucione todos los problemas que tengo en mi vida. En caso de no encontrar suficiente tristeza, es posible que vaya a ver a mis amigos para que me hagan sentir peor. Vos y yo no nos veremos nunca más… pero no estás solo eh!”

/me toma otra copa de sidra y sale a la terraza a gritar como si estuviera en la popular “¡Yo no soy falopero/ Yo no soy delincuente/ Quiero ir a la cancha/ Y matar a la gente!”



Despair.com. Acompañando mis depresiones desde 2003


Y bueh, el final de la historia llega hace pocas horas. Vi que “seguía en la misma” y nació en mi el impulso de agitarla… Ya sin amor, el instinto pudo más y mi nick se apoderó de mi. Lo que podría pasar por un triste MSN fun terminó con ella diciéndome que nuestra amistad se había acabado; actitud que fue seguida por mi eliminación de su MSN, clara señal de que me odia, ¿Pues qué es lo primero que hace uno cuando odia a una persona? Exacto, la borra del MSN.

Si este update pareció escrito por un pobre boludo despechado, es porque lo soy. Pero más allá del efecto catártico que me trae escribirlo —sumado a los mil y un problemas que me traerá su publicación—, imaginé que subir este update sería una buena oportunidad para dar un par de tips útiles alusivos:

  • El amor no conoce de lógica o razón. Es lo más caprichoso, injusto e hijo de puta que hay. Aún así, es la solución al gran problema que es la muerte y la única forma de alcanzar la felicidad.
  • Adoptá una nueva doctrina: “no necesito a nadie que no me necesite”. Depender de alguien que te ve como uno más es MUY mala idea.
  • Lo que tengas para decir, decilo de una, con sinceridad y objetividad. No esperes milagros.
  • “Si se tiene que dar, se va a dar” puede llegar a ser confuso. Todos creemos que se nos va a dar. “La mina es perfecta en todo excepto en que no me quiere”.
  • Bohemian Rhapsody es un tema demasiado bueno si entendés la letra.
  • No te arrepientas de nada. Y siempre actuá a conciencia, de manera que luego no te arrepientas. A veces es mejor perder un poco de comodidad y ganar un poco de dignidad.
  • No confundas “felicidad” con “dosis constantes de placer”.
  • La ignorancia y el desenfado no deben ser tomados como ingenuidad. Nadie que dañe a otra persona, conciente o inconcientemente, es ingenuo. La posibilidad de saber qué pasa alrededor es accesible hasta para el más boludo.
  • Por último, “todo llega”. Nada es definitivo, ni siquiera la soledad. Por ejemplo, podrías morirte.

/me se despierta en un charco de su propio vomito. Encuentra en él sangre, pelos de gato y un reloj de pulsera.

En fin, una pena. Probablemente la chica que aún hoy quiero me deteste. Tras leer esto pasará a desear mi muerte violenta. Quizás tire a la mierda todo lo que le regalé, no me sorprendería. Si viene a verme será para putearme. En sus ratos libres se deprimirá en su casa, creyendo que mejora. Yo, por mi parte, hice lo que debía y me siento mucho mejor ahora que cuando sonreía frente a ella y en el fondo me retorcía de dolor. Probablemente el lector ocasional haya dejado de leer al darse cuenta que este update no era humorístico (como si los anteriores lo hubieran sido ¬¬), pero las personas que me aprecian —esos dos o tres— sabrán apreciarlo. ¡Ahora a preparar el culo para las patadas! Estoy tan ebrio que no las sentiría ni en una semana jajaja.

Mejor me voy a dormir.

Publicar un comentario