5 de febrero de 2013

Relodeando

Les dije que iba a comprar puchos y volvía. No me creyeron, hombres de poca fe.

Estoy aquí -junto a un equipo de expertos en las más diversas áreas del conocimiento humano- intentando reinyectarle vida a este nunca bien ponderado blog. Tras años de abandono, tan solo loguear me dio trabajo. Tuve que hackear la matrix (se sigue usando esa metáfora, ¿no?) para poder recuperar mi propio password.
Ahh hijo de mis dedos, carne de mi mente; engendro amorfo de tez blanca e interface siempre variable: ¿podrás algún día perdonar mi ausencia?
Deberías, desagradecido, porque así como te di vida, ¡puedo darte muerte!
Bah, sabés que no puedo borrarte. Cosita hermosa. Voy a tratar de desempolvarte un poco, darte una manito de pintura quizás, hacer algunos ajustes y enchularte la máquina (se sigue usando esa metáfora, ¿no?) para que quedés lindo y acorde a los usos y necesidades de los consumidores 3.0.
Poets & Madmen 3.0: y que sea lo que Dios quiera.

Publicar un comentario