8 de mayo de 2008

Psi

Ego: ¿Cuánta gente podía entrar en un colectivo? El record se supera día a día. Lejos quedaron la máquina expendedora de boletos y el concepto de espacio personal. No me quejo, sin embargo —este grotesco amontonamiento humano representa lo más parecido a un mimo que tuve en meses. ¿Pero qué es eso de ahí? ¿Un espacio libre acaso? Acudo a él inmediatamente. Disculpe. Permiso. Perdón. Suélteme señor. Permiso… Ahh ahora sí; cómodo y seguro como si tuviera una Carefree. Un play a la derecha y ya vuelve a tocar Sonata Arctica. Hoy función especial solo para mis oídos… A ver qué encontramos alrededor… Wow… Mirá lo que es eso… Ninfa bella como ninguna. Con Dios como testigo que, desde que empecé a trabajar en Belgrano, me toca cruzarme con los más voluptuosos ejemplares. Desde la inocente flaquita quinceañera carilinda en jumper hasta la operada secretaria ejecutiva petera. Pero esto… ¿Cómo definir lo que veo cuando su imagen me roba el aliento? Mirala… estructuralmente perfecta. De tipología ectomorfa, brazos finos, manos pequeñas y delicadas. Su piel, clara y pura como la luz de la mañana. Su cabello, largo y castaño, como las espigas de trigo acariciadas por la brisa. Su cara de muñeca de porcelana, digna de ser recorrida suavemente con las puntas de los dedos. Sus…
Id: ¡Tetas!
Ego: ¡Aijuna! ¡¿Quién anda ahí?!
Id: La única parte de vos que no es un gotiquito maricón loser.
Ego: Aham… ¿Y es normal que te escuche hablar dentro de mi cabeza? Pregunto en serio, porque empecé a tomar Actimel y tengo miedo de que sea un efecto secundario.
Id: ¡Silencio! En vez de hablar boludeces andá pensando qué vas a hacer con esta piba.
Ego: ¿Hacer cómo? Pará, estoy volviendo a casa después de una ardua jornada laboral. Probablemente ella también; seguro no querrá que la molesten. Además el colectivo está lleno de gente. No se puede hacer nada.
Id: Te faltó decir que lo único que querés hacer es llegar a casa y loguear en el Lineage…
Ego: También.
Id: Subir un buen 3 o 4%…
Ego: Bastante bien.
Id: Cafecito, pajita y a la cama. Con eso ya rindió el día…
Ego: ¿Estás siendo sarcástico?
Id: Oíme, arbolito de navidad, no se ni me interesa saber cómo te las habrás arreglado todo este tiempo para que no te exploten esas bolas de adorno que tenés de tanto no ponerla, pero te juro por mi Dios que si no te le acercás a esa pendeja voy a retorcer tanto tu libido que solo vas a poder calentarte con pornografía homosexual de japoneses amputados.
Ego: Ok, ok. Qué carácter de mierda… Ahí voy. Permiso. Perdón. Disculpe. Muévase señora, con esa muleta estorba el paso. Un poquito más y… ya está, me le puse al lado. La caprichosa disposición de asientos del 41 quiso que frente a ella no se encuentre otra cosa que un gran vacío, por lo cual más que sentada está desparramada en su butaca. Y heme aquí, a su derecha, aferrado al pasamanos.
Id: ¡Mirá lo que son esas tetas papá!
Ego: Una delantera importante.
Id: Decir eso es quedarse corto. La piba está con una blusita blanca sin mangas y con un escote abismal. Mirá como bailan las nenas al ritmo del samba.
Ego: Pará man…
Id: Y encima es tan delgada. La cinturita, el cuello y los hombros —todos talla S— hacen verse esas tetas aún más grandes.
Ego: Pará. En serio te digo.
Id: ¡Y no usa corpiño!
Ego: ¡Aah, me estoy calentando! ¡En el colectivo! ¡Y con jogging! ¿Quién podrá ayudarme?
Super-ego: Este es un trabajo para…
Id y Ego: ¡Super-ego!
Super-ego: Fetivamente.
Id: ¡Vos, malparido hijo de una gran puta! ¡Por culpa tuya el pibe tiene menos alegrías que Palestina!
Super-ego: ¡Já! Si fuera por vos se la pasaría frotándose contra toda cosa que remotamente se pareciese a una mina. Gracias a mí no está en cana.
Id: Y en cana por ahí la pasaría mejor. Al menos el carcelero existiría fuera de su propia fucking mente.
Super-ego: Y vos la pasarías fenómeno con la cantidad de veces que le romperían el culo. Digo, como no le salió eso de autoempomarse…
Id: Pero si hubiera funcionado hubiera estado buenísimo.
Ego: Erhm chicos, sigo acá.
Super-ego: Mirá flaco, yo no te voy a amenazar ni te voy a mentir. Te voy a decir las cosas como son.
Ego: Ajá.
Super-ego: Si seguís haciéndote el bocho con esta mina lo único que vas a conseguir va a ser llamar su atención. La piba te va a mirar, va a advertir tu anatomía alterada y tu mirada libidinosa, te va a mandar a la mierda, vas a atraer la atención del resto de los pasajeros, te vas a poner nervioso, te va a dar un ataque de pánico y vas a desarrollar una fobia que te va a impedir subirte a otro colectivo por el resto de tu vida.
Ego: Ajá… Bueno, eso es lo que me dice el angelito. ¿Qué piensa el diablito?
Id: Conociéndote, probablemente pase eso. Por ahí en vez del resto de tu vida es por un par de años nomás.
Ego: No parece estar dando mucha bola a lo que pasa a su alrededor. Está jugando al solitario con el celular… Hmm de a poco se va vaciando el bondi. El flaco a mi izquierda la está relojeando peor que yo.
Id: ¡Es tu mujer! ¡No lo permitas! Dame el control de tu mano izquierda que lo mato.
Ego: Ya lo tenés, y mi mano la tenés en mi bolsillo haciendo no se qué hace diez minutos.
Id: Sorry, la costumbre.
Ego: Además ya se baja el flaco. Me muevo más a la izquierda. Rinde más el spot.
Super-ego: Ok. Ya no queda gente parada y le estás viendo el escote a tu amada desde un lugar privilegiado. No problem. Lo único que te pido es que bajes un cambio y controles la cantidad de libido que estás recibiendo del otro porque vas a quedar culo pa’arriba. Dame un poco de bola a mí y-
Id: ¡Mirá! ¡La piba se inclina hacia delante!
Ego: ¡Se le ve todo man!
Super-ego: Daaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Id: ¡Las tetas man! ¡Las tetas! ¡Toma libido hijo de puta!
Ego: ¡Dame¡ ¡Dame! ¡Dame!
Id: ¡Llevatela toda!
Ego: Asd asd asd asd asd asd. ¡A ESE DE!
Super-ego: Qué hijos de puta… Sorry que interrumpa, pero el asiento detrás de la nena se desocupó, y está al lado tuyo. Si no te sentás tu pajerismo va a quedar en evidencia… todavía más.
Ego: Y sí, me siento. Bajo un poco el rush de paso.
Id: Mirá como se muerde las uñitas.
Ego: Hmm.
Id: Más que morder, es como si se chupara la punta de los deditos…
Ego: Ay…
Id: Imaginate si en lugar de sus dedos tuviera pijas.
Super-ego: ¡Basta man, eso ni siquiera tiene sentido! Necesito recuperar terreno. A ver flaquito, ponete a recordar alguna de tus experiencias pasadas con mujeres. Cualquiera, da igual.
Ego: Hmm… Uh… Uh…
Super-ego: Sorry por el bajón. Ahora que tengo tu atención, te voy a decir un par de cositas. Toda tu vida la viste pasar. Esto no es una película dónde todo sale bien. Cualquier interacción que tengas con la nena adelante tuyo va a concluir en que vuelvas a casa sólo, sintiéndote como un boludo y deseando haberte quedado en el molde. Paso antes, pasará ahora.
Ego: Tenés razón…
Super-ego: No es de mala onda; simplemente funcionan así las cosas. Te sugiero que dejes de pensar en ella y mires para otro lado, porque se va a bajar antes que vos y vas a sentirte mal.
Id: Acercá la cabeza y sentile el olor del pelo.
Ego: Pará flaco, tiene razón el otro. Ni da hacerse la película por algo así.
Id: Maricotas.
Ego: Chupala.
Id: Tuviste a Pepe Grillo diciéndote mierda al oído toda tu adolescencia, y vos siempre haciéndole caso. ¿Qué sacaste de eso? Dependencia. Miedo. Inseguridad. ¿Qué esperás seguir sacando de él? Yo seré un egoísta hijo de puta, pero las veces que me diste pelota te llevaste buenos momentos que aun recordás. Y en los peores casos, historias para contar.
Ego: Eso sonó demasiado racional para venir de vos.
Id: Tenés razón. Mirá cómo se acaricia la mejilla con la punta de los dedos. Pelá la japi y empezá a tocarte.
Super-ego: Hmm, a ver qué tengo por acá. Culpa, ansiedad, sentimiento de inferioridad. La lista sigue. ¿Te gusta alguna en particular o puedo girar una ruleta y la que toca te toca?
Ego: ¡Bueno basta! Me tienen podrido los dos. Debería estar escuchando a Sonata Arctica, no a ustedes.
Id:
… Go around and see another side of the tree. All I want is to be untamed and free…
Super-ego:
… One night at the town and I'm hell bound. Black oceans beneath come and swallow me
Ego: ¡Shhh! Ok, busquemos una solución que deje contentos a todos… Un trato. Aunque sería más como una apuesta. Suelo ser el último en bajar de este colectivo, habiendo recorrido las últimas paradas como único pasajero. Si la señorita se queda junto a mí y bajamos juntos, yo voy a…
Id: Comerle la boca sin mediar palabra.
Super-ego: Sonreírle tímidamente, dar media vuelta y volver a tu casa satisfecho.
Ego: No. Voy a… hmm… pedirle la hora.
Id: Ah bueh.
Ego: Es perfecta. Mi celular no tiene batería. Bajo, veo la pantalla en blanco, la miro a ella y le pregunto si tiene hora… Y después vemos qué pasa. ¿Estamos?
Id: Y bueh, me tenés acostumbrado a tan poco… Seguro se baja antes igual
Super-ego: Vas a quedar como un boludo, pero bueh. Seguro se baja antes. Ojalá.
Ego: Bueno, ahora no me jodan por un rato; quiero escuchar música y verle el pelo a la niña por un rato…
We only have one candle to burn down to the handle. No matter what they say, if you live like a man, you live in the tales you tell. Epa, ya pasaron quince minutos. Me bajo en la próxima. ¡Y la chica sigue acá! ¡¿Qué hago?!
Id: ¿Eh? ¿Qué pasó? Me re colgué. No se qué dijiste, no estaba escuchando. Igual te recomiendo que te toques.
Ego: ¡Ella baja también!
Id: Epa. Esto se va a poner bueno.
Super-ego: ¡Aborten la operación!
Ego: ¡Se abren las puertas!
Id: Tranqui pá, vos dejame a mí.
Ego y Super-ego: ¡Jesucristo! ¡No!
Id: Te ponés la gorra flaquito.
Ego: Baja ella. Bajo yo. Fue, yo me mando. Saco el celular para ver la hora. Oh, sorpresa, se quedó sin batería. Me hago bien el boludo y le pregunto.
Rodrigo: Erhm, disculpá. ¿Tenés hora? Ah, ¿tenés que sacar tu celular? Sorry la molestia. Al mío se le murió la batería. Tecnología obsoleta.
Ella: Son las 17.20.
Ego: Es hermosa… Pareciera un hada. El cabello rojizo, prolijamente recogido. La carita tan blanca. Los ojos celestes de mirada fija. ¿Mirada fija? ¿Por qué frunce el entrecejo?
Ella: Tu cara se me hace familiar. ¿Te conozco de algún lado?
Ego: !!!
Ella: Si, te me hacés conocido, ¿pero de dónde…?
Ego: WTF?! ¡¿Qué hago?!
Super-ego: ¡Te reconoció! ¡Corré!
Id: ¡Pegale en la cara y corré!
Ella: ¿Dónde vi tu cara antes?
Rodrigo: ¿Pasaste por la comisaría últimamente?
Ella: No. ¿Trabajás ahí?
Rodrigo: No, pero seguro tienen mi foto en exposición.
Super-ego: ¡Jesús, María y José! ¡¿Qué mierda fue eso?!
Id: La hiciste reir. Ya es tuya man. Preguntale si tiene webcam y una hermana gemela.
Ego: ¡Silencio! Vuelvan a sus… formas… inconscientes. Ahora me encargo yo.
Rodrigo: Hasta hace poco atendía un cyber acá a una cuadra. Por ahí pasaste alguna vez…
Ella: Sí. Iba hace un tiempo.
Rodrigo: Sí… Ahora me acuerdo de vos. Tu cuenta era Isobel. ¿Vas por este lado?
Ella: Sí… ¿Querés un chicle?
Rodrigo: Dale.
Super-ego: Seguro quiere decir que tenés mal aliento.
Ego: ¡Shhhhhhhhhh!
Publicar un comentario