30 de agosto de 2005

El juego del CBC

“Si empezás no lo vas a terminar”

Manual de instrucciones


Cantidad de jugadores: no menos de 500
Sugerido para edades: de 18 en adelante, aunque preferimos que no haya viejos. Aprenden lento y consumen más recursos.
Reglas: Los jugadores colocan sus fichas en el punto de salida “comienzo del cuatrimestre” y proceden a hacer un lanzamiento de dados. El jugador con la tirada más alta comienza primero, seguido por el de su derecha y así sucesivamente. En caso de no contar con un jugador a la derecha, suspéndase el juego inmediatamente hasta que todos los participantes se formen en ronda. Los jugadores lanzan los dados y avanzan tantos espacios como su lanzamiento indique. Cada casilla está numerada y posee una consigna redactada en estas instrucciones. El primer jugador en llegar a la última casilla, “Exámenes finales” con un puntaje superior a siete (7) gana el juego.

Consignas de las casillas:

1. Comienzo del cuatrimestre. La desorganización propia del primer día de clase hace que se equivoque de aula y en vez de asistir a su clase de Economía termine en Microbiología. Extrañamente, solo se da cuenta de esto pasada una hora y media de clase. Pierde 1 punto.
2. Paro docente. Profesores y maestros se quejan del bajo presupuesto en educación. Pierde un turno.
3. Pague o muera. El libro de Análisis es carísimo. Solo para adquirir su versión fotocopiada tuvo que matar a su abuela y extraerle las muelas de oro para empeñarlas. No logra participar en dos clases por falta de material y por estar prófugo de la Justicia. Pierde 3 puntos y de ahora en más los demás jugadores pasan a llamarle “loco hijo de puta”.
4. Que boluuuudo! Por salir apurado se olvida los apuntes de Sociedad y Estado en su lugar de trabajo. O estudia o trabaja, no venga a hacerse el Superman. Pierde dos puntos.
5. No vino la turra. Falta la profesora de Pensamiento Científico, lo cual es una lástima porque la perra está más buena que comer con la mano. Pierde un punto por el viaje al pedo.
6. Quien mierda es? Suena su celular en hora de clase, precisamente en la de Sociología, donde tiene a un profesor bolchevique que odia a las corporaciones, arranca las etiquetas de los productos que compra y tacha el logotipo de “Nike” en todas sus prendas. El profesor interrumpe su explicación de los sistemas de control para detectar de donde proviene el ringtone de crazy frog gangsta rap version. Pronto descubre que el sonido viene de su mochila y con voz amargada le recuerda lo mucho que le detesta que suenen celulares en su clase. Luego se sienta. Se deja caer sobre el respaldo, la vista clavada en el cielo raso. Todo el mundo en silencio, ocasionalmente murmurando algo sobre “el boludo del celular”. Con un rápido movimiento que parecía ensayado el profesor se pone de pie, recoge sus cosas y con la mirada baja dice “no se hagan drama eh, que después voy a su casa y les explico personalmente a cada uno. Hasta el martes”. Pierde 3 puntos.
7. Paro docente. Matan a un piquetero que reclamaba por su derecho a robar. Esto origina manifestaciones de universitarios. Pierde un turno.
8. Su apellido no figura en las listas! Un error a la hora de llenar la solicitud de inscripciones quiso que termine siendo pasado por alto por las autoridades universitarias. Aparentemente falló en poner su apellido, luego una coma (,) y luego sus nombres. Usted puso primero sus nombres y luego su apellido, sin coma. Pierde el cuatrimestre.
9. Flaco, te invito a una fiesta. Los repartidores de volantes que se agrupan en la puerta de su sede dificultan el paso. Intenta esquivarlos, pero al hacerlo varios repartidores emergen de las baldosas y lo retienen ofreciéndole separadores de páginas con propagandas de un conocido telo de zona norte. Lucha por atravesar un pasillo de paredes vivas con un sin fin de brazos agitando papeles y tarjetas de. El pasillo se cierra en un círculo y solo logra liberarse cuando combina su desodorante en aerosol con un encendedor. La llamarada abre una brecha y logra escapar, pero ha perdido valiosos minutos de clases en los cuales el profesor explicó la solución de los ejercicios, curiosamente jurando que no volvería a explicarlos jamás bajo ninguna circunstancia. Pierde dos puntos.
10. Ganas de cagar. En la mitad de la clase de Semiología se ve asaltado por unas terribles ganas de echarse un garco. Huye desesperado al baño solo para verse inmerso en una ciénaga inmunda, fétida tras años de abuso indiscriminado. Avanza con cuidado, dando zancadas. Escucha el chapoteo de gotas oscuras cayendo desde estalactitas lodosas. Bajo sus pies cree adivinar el cuerpo sin vida y parcialmente descompuesto del empleado de limpieza. Está flotando boca abajo sobre un líquido amarronado. Sacando fuerzas de flaqueza consigue vencer el inminente desmayo y llega hasta el cuarto de inodoro. Abre la puerta con un suave empujón y lo que se descubre ante sus ojos lastima su mente con morbosa brutalidad. En esos segundos de inconciente contemplación siente a su psique siendo violada, mutilada por la imagen ante usted, porque ESO no fue concebido para ser visto, olido o tocado. No debería existir, pues su propia idea es ya pecado, y su presencia, allí ante usted, es un insulto para todo lo que alguna vez fue sagrado en este mundo. Pierde 2 puntos.
11. Paro docente. Esta vez porque se les cantó. Pierde un turno.
12. Lo dejo para mañana. No da más de tanto estudiar economía. Tiene las bolas por el piso con la frontera de posibilidades de producción, el principio de equimarginalidad y la concha de tu madre. Suspende la lectura y se loguea en el Lineage 2 para desenchufarse media horita. Cuando quiere acordarse son las 4 AM, está en party con 8 personas y acaba de casarse con una elfa llamada xXDarkH3llXx. Al día siguiente no tiene idea de qué habla la profesora y pierde el ritmo de la clase. Pierde 2 puntos.
13. Mala fortuna. Su profesora de Psicología comienza a explicar cómo despertar la serpiente kundalini. Cuando usted le pregunta qué tienen que ver las creencias del yoga con el estudio de la mente, ella inmediatamente comienza a agitar un collar de huesos de pollo frente a su cara y a pronunciar ininteligibles palabras en portugués. Pierde tres puntos y a partir de ahora tiene una penalización de -2 en cada uno de sus tiros debido al mal karma.
14. Cuando los zurdos atacan! En medio de la clase de Matemática un grupo de jóvenes entra agitadamente al salón. Están vestidos con bufandas de lana sucia, gorros estilo rasta y jeans avejentados. Logra ver un delfín mal tatuado en la voluminosa cadera de la muchacha que toma la palabra. “Chicos, somos de FUBA y venimos a pedir su colaboración. En este momento están manteniendo detenidos a once compañeros que hace unos días marcharon a reclamar sus derechos”. Contra toda lógica que el sentido común hubiera dictado y sin despegar la vista del panfleto con la cara del “Ché” usted dice: “los que están detenidos no son los que estaban con pasamontañas, rompiendo las vidrieras de un McDonnalds con una señal de tránsito arrancada del suelo? Zurda de mierda, por que no das una cátedra libre de cómo hacer un cóctel molotov?”. El silencio general lo abruma. “Eso lo dije o lo pensé?”. Uno de los zurdos lo sujeta del cuello y arrastra su fláccido cuerpo hasta la puerta. Puede escuchar a la muchacha despidiéndose mientras dobla en forma de cono unos panfletos. Pierde 2 puntos y juega el resto del juego estando de pie.
15. Paro docente. Brasil goleó a Argentina. Pierde un turno.
16. Libreta M.I.A. Tras pasar por el Unicenter a la salida de la facultad hace un recuento de su inventario. Llaves, monedas pal bondi, documento, heroína, jeringa descartadle, walkman con cinta de Tool, forros, chicles, estampita de San Isidro, el Sims 1 con TODAS sus expansiones. Hmm parece que está todo. Ya está en el colectivo cuando descubre un bolsillo de su mochila abierto. Su mente se enciende con un chasquido: “La libreta!”. Como un boludo que es se ha olvidado la libreta universitaria en el patio de comidas. Más precisamente sobre una de las bandejas que te dan en el Burguer. Ahí tenés por andar boludeando. Pierde 4 puntos.
17. Primer parcial. Tras haber estudiado como un condenado para el parcial de Pensamiento Científico finalmente recibe la bendita fotocopia. Ante sus ojos se encuentran cinco oraciones, cada una con un espacio en blanco en el medio. “El objetivo es completar los enunciados con las palabras que faltan, usando lenguaje académico” dice el bombón de profesora. “Juego de niños”, piensa usted, “no es muy diferente a los juegos de la Billiken. Mierda que me gusta esa revista, aún a los 22 años”. Entrega el parcial con toda confianza. Dos semanas después la profesora reparte los exámenes corregidos. “Las preguntas tenían que tener una relación lógica entre ellas. Si dicen algo en el punto uno, no pueden decir algo diferente en el punto cinco”. La mira con una cara no muy diferente a 0_o y va a buscar su nota. Muy bien, ha sacado un siete y aprobó! Eso le diría si el sistema no fuera una mierda; en realidad se sacó un dos. Aparentemente no usó la combinación de palabras exacta en uno o más puntos, y siendo que están entrelazados, estando mal un punto están mal todos, y lo que no suma resta. En resumen, te kabió. Pierde 5 puntos.
18. Primer parcial bis. Tan solo un día después del primer parcial de IPC llega el de Derecho. De más está decir que habiéndole dedicado todo su tiempo y esfuerzo al examen anterior, para este sabe poco menos que un carajo. Curiosamente, el parcial parece ser bastante fácil para los alumnos que sí estudiaron. Al salir los oye decir “sí, era una boludés. Apenas leí lo que había resumido, y encima falté a tres clases, re bien”. Pierde 4 puntos.
19. Paro docente. Que por otro lado venía al pelo porque está demasiado deprimido para ir a ese nido de zurdos hoy. Pierde un turno.
20. Marche a la cárcel.
21. Película en la clase de Pensamiento Científico. La siguiente es una trascripción textual de los apuntes que Rodrigo tomó durante la movie:

Las aventuras de Giordano Bruno:
Película! Ok, comienza con un señor medieval gordo quejandose a los gritos durante un oficio religioso. Parece que estuvieron en guerra.
Música barroca post orgía en un palacio. Llevan a cabo el famoso “baile del carnudo” (sic). Giordano es una especie de filósofo pero la aristocracia lo llama alquimista. En uno de los mejores chamullos que vi en mi vida el flaco se curte a una minita parecida a Liv Tyler. La piba está en bolas… El ambiente en el aula se vuelve incómodo… El chabón le está tocando la chochona a la pendeja! La mujer lo acusa de que es el diablo y lo echa. Son todas iguales.
En una escena muy confusa Giordano le enseña al vulgo la teoría de la vaca y el universo. Aparentemente en la edad media ser filósofo implicaba masturbar chicas y hablar de vacas.
En la siguiente escena Gio es llevado a su casa con un pedo cósmico. Filosofía hedonista en abundancia en el durante.
La cosa se complica cuando la Iglesia entra a hacer lobby contra Giordano. Lo acusan de magia negra o algo.
Gio plantea la teoría del heliocentrismo. Tambien tira las cartas. Viene la cana a buscarlo. Se lo llevan en uno de los kayaks esos que hay en Venecia.
Gio renuncia a sus ideas para que no lo maten. Las pelis en FFWD son divertidas! Se lo llevan a Roma. Tiene quilombos en una universidad (como yo) y lo acusan de herejia (como a mi). Le hacen juicio. Después la necesaria escena de tortura. Al final defiende sus ideas, lo declaran culpable y a la hoguera. Fin.

Pierde 3 puntos.
22.Censo. Le informan que hay un censo obligatorio para todos los estudiantes. No hacerlo deviene en la perdida del año. Invierte un par de horas leyendo cuidadosamente cada una de las once mil preguntas del cuadernillo, siempre temeroso a perder el año a por culpa de un tecnicismo burocrático, aunque vaaaamos cuando pasó eso en la UBA? Pierde un punto.
23. Paro docente. Quizás para contabilizar los censos, vaya uno a saber. Pierde un turno.
24. Vendo Fiat Brio buen estado c/ GNC papeles al día.
25. La solidaridad apesta. Jueves, 7 PM, pleno invierno. Al terminar la clase aparece un tipo a pedir monedas para comprarle un remedio a su mujer o algo así. Como buen samaritano que es contribuye con una moneda de un peso, reduciendo su metálico total a la suma de 1 (un) peso [esta vez lo puse bien para vos]; lo suficiente para la vuelta en colectivo. Ya en la parada, sube al colectivo e introduce su única moneda, solo para verla ser rechazada por la más vil de las máquinas de boletos. Una, dos, tres veces. Detrás suyo la gente se amontona en fila. Caras de cansancio e impaciencia. “No me acepta la moneda” le dice al colectivero, pensando inocentemente que podría llegar a compadecerse. “Si no tenés otra te tenés que bajar”. Vuelve a mirar atrás y descubre que no hay nadie dispuesto a cambiarle la moneda o siquiera ayudarlo. Se baja y vuelve a pata, con frío y a las puteadas. No pierde puntos pero aprende una valiosa lección sobre la naturaleza humana.
26. Trabajo en grupo en Sociología. Sabe que la única manera de que las cosas salgan bien es haciéndolas solo. Está consciente también de la incapacidad de las mujeres para pensar y por lo tanto de contribuir en un grupo de estudio. Pero hey, está con dos chicas en un grupo de estudio universitario, oportunidad perfecta para ponerla. Lee los párrafos que le asignaron, hace las anotaciones correspondientes y luego procede a leerlas en voz alta, ante los atentos oídos de las dos señoritas. En ese momento se da cuenta que la gente mentalmente sana no escribe como usted, ni habla como usted, ni gesticula, hace silencios o ríe nerviosamente como usted. No estaban tan buenas, pierde un punto nomás.
27. Behold! Foto de mi gato, Otoño “Tony” Psycatog Maida I. No es una monada?
28. Paro de estudiantes. Para variar un poco. Pierde un turno.
29. Segundo parcial. No estudia un carajo. Ya fue. Pierde 5 puntos.
30. Ese desgraciado NO se va a callar. Está harto de ese cretino que siempre tiene esa imperiosa necesidad de responder. Siempre. Cada cosa que el profesor pregunta o explica se ve retrucada por esa vocecita al lado suyo. Porque quiso la ironía que el que más participa en clase haya elegido sentarse justo al lado suyo, convirtiéndolo en blanco indirecto de las miradas generales. Sabe lo que piensan cada vez que él habla. No lo miran a él, lo miran a usted. Lo miran y esperan. “Y este cuando va a decir algo?”. Y no solo eso. No solo el sabelotodo siempre habla y nunca se equivoca. También hace reír a los demás con algún chiste boludo. Y las minas se le acercan a él, y él no les dice “mamasa vamo a la enramada” como le dice usted a cualquier señorita lo suficientemente incauta para acercársele a preguntarle la hora. No lo resiste más. Lo ve en sueños. Lo ve en el rostro de todos. Esa cara de estúpido, ese pelo, esos ojos, esa voz. El pensamiento escarba y se entierra en su mente y ya no lo puede sacar. Todas las noches regresa a su casa, se para frente al espejo y, tocándolo con la palma de la mano, dice “no te conozco… ¡No te conozco!”. Sus familiares se le acercan preocupados. Lo miran a los ojos, pero ya no ven a su hijo o hermano. Retroceden, llamándolo por su nombre pero en forma de pregunta. Uno correrá hacia el teléfono, otro buscará algo, cualquier cosa para defenderse. Y usted, sin dejar de sonreír, dará comienzo a la más agradable sinfonía. La música de las esferas… Pierde dos puntos.
31. Paro de afinadores de piano tucumanos. No debería afectarlo en lo más mínimo, pero por alguna razón toda la facultad está vacía. Pierde un turno.
32. Che pibe, vení, votá. Elecciones de no-sabe-qué-cosa en la UBA. Varios contingentes de “alumnos” representando a diferentes partidos políticos se van presentando salón por salón. Ya es el tercer grupo que viene a tirar mierda para todos lados y pedirles que los voten. “Hola chicos, somos de EUDEBA y estamos necesitando su colaboración para arreglar la facultad, darle armas a los pobres y rescatar gatitos bonsái de arbustitos bonsái. Por eso necesitamos sus votos”. Cansado de todo el politiquerío barato murmura “que carajo me importa lo que dicen estos zurdos de mierda. Lo único que quieren es no laburar, quedarse con un billete e implementar un régimen fascista de izquierda que nos obligue a todos a usar barba y llamarnos Karl. Por qué no nos dejarán estudiar en paz…”. Levanta la vista del “
puto el que lee” que estaba tallando en el banco solo para darse cuenta que una vez más todo el salón está observándolo en silencio. “Me van a sodomizar, no?” pregunta algo resignado. “Y, si…” responde el puntero político, mientras prepara los conitos. Mientras lo arrastran por el suelo alcanza a oír al profesor diciendo “tómense su tiempo muchachos”. Pierde tres puntos pero ya no el invicto.
33. Segundo parcial again. Pero para este sí se puso las pilas. “Si caigo al menos que sea peleando”. Llega el parcial de Economía. Cinco preguntas, cada una con cinco subpreguntas. Veinte minutos de tiempo. Deben incluirse gráficos y formulas. Asúmalo, esto de la universidad no es para usted. Pierde cuatro puntos.
34. Paro cardiaco. No mezcle Speed con alcohol, no sea boludo. Pierde un turno.
35. Exámenes finales. Tras más de un mes de estudio intensivo vía intravenosa se presenta en Ciudad Universitaria (el HQ de los profesores; en el tercer subsuelo, escondido tras siete sellos está el rector, que es el boss final) listo para dar el examen de su vida. Tras largas horas de sudor, paciencia, nervios y agonía finalmente logra atravesar el mar de pendejos que infestan los pasillos y consigue entrar al salón donde dará el examen. El final: cinco preguntas que determinarán si usted sabe o si es una larva improductiva que se rascó las bolas todo el cuatrimestre. Sume los puntos que ha ganado y reste los que ha perdido. Luego envíelos por mail junto con su nombre, dirección, número de DNI y de tarjetas de crédito, hora en que no se encuentra en su casa y alimento preferido de su perro a la siguiente dirección:
www.paginadelauba.ar/departamentorobos.html. En las horas siguientes recibirá un mail informándole si ganó el juego. Le recomendamos que mientras espera salga a pasear, tomar un helado o visitar a un tío y vuelva ya de mañana.

Desde el Departamento Docente de la UBA, sección “Edutainment”, le deseamos largas horas de diversión jugando “El Juego del CBC”. En caso de que no le haya gustado, favor de realizar el correspondiente reclamo en el Departamento de Alumnos durante el mes de Octubre, cuando yo ya no esté atendiendo y ya no sea mi problema.


Todos los nombres de “El Juego del CBC. Si empezás no lo vas a terminar” son marcas registradas de Umbrella Inc. Su reproducción total o parcial está penada con hasta tres disparos en la cabeza. Considérese advertido.
Publicar un comentario